Este post va a ser diferente, lo voy a escribir para compartir mi situación personal y a explicaros como el patchwork me está ayudando a superar el confinamiento.

Lejos de acostumbrarnos a no poder salir de casa, excepto para realizar las tareas permitidas, cada día pesa más, perdemos la cuenta de los días y tras 3 prórrogas del estado de alarma y por ello el confinamiento, nos ha tocado reinventarnos. Estos días estoy manteniendo a diario, conversaciones con clientas y con alumnas, en las que manifiestan la gratitud por haber encontrado una distracción y motivación en el patchwork.

El patchwork es mucho más que una técnica de costura, es mucho más que el arte de juntar diferentes retales de telas para crear un producto y una combinación original, divertida y única. El patchwork se ha convertido en el momento del día en el que no pienso en como estamos, ni cuando vamos a volver a la normalidad, ni de que forma lo haremos. El patchwork me ayuda a convertir mis pensamientos de una forma mucho más positiva y productiva, me ayuda a crear proyectos innovadores con nuevas y sorprendentes combinaciones, me anima a atreverme con más y diferentes diseños, a seguir formándome, así cuando todo esto acabe, podré enseñar a todas mis alumnas de los cursos de patchwork, todo aquello que estoy experimentando en este confinamiento.

También he tenido la oportunidad de retomar proyectos sin terminar, y es algo común con clientas y alumnas que han aprovechado este periodo de confinamiento. Unos proyectos que habiamos dejado apartados para cuando tuviéramos tiempo y precisamente este es un buen momento para ellos, ya que tiempo es lo que nos sobra y que mejor forma de aprovecharlo que hacer algo que nos apasiona. Por cierto, este tipo de proyectos los llamamos UFO, que viene del inglés, sus siglas hacen referencia a: “unfinished objects”, en español es: Proyectos inacabados.

El patchwork también me ha ayudado a volver a ilusionarme en crear proyectos nuevos, pensar en que telas podemos utilizar, en pensar si será un nuevo quilt, un nuevo neceser, un nuevo bolso, un nuevo cojín… Qué técnica vamos a realizar, si una aplicación, un pieceo, si lo vamos a complementar con algún detalle… De que forma puedo aprovechar cada proyecto con el patchwork para redecorar mi casa o crear proyectos que regalaré a mis familiares y amigos una vez finalice el confinamiento junto con un gran abrazo.

A mí personalmente, el patchwork me ayuda a ocupar la mente con ideas creativas, disfrutar del tiempo que por obligación, tenemos que pasar en casa y la verdad que lo estoy llevando mucho mejor.

Aunque el patchwork no solo nos aporta beneficios en estos momentos difíciles, sino también en los momentos de normalidad y de rutina. Nos ayuda a experimentar y a investigar sobre todo lo que podemos descubrir en este apasionado mundo del patchwork, incluso nos ha ayudado a conocer personas encantadoras, personas con las que forjamos una bonita amistad por sentirnos unidas en la pasión que compartimos por el patchwork. En esas conversaciones que he tenido con mis alumnas, me confiesa que echan mucho de menos mis clases y a todas las compañeras, esos momentos de risas y de diversión que tanta alegría y tanta vida nos dan en nuestro día a día. Pero esto pasará, y pronto podremos vivirlo de nuevo y no recordarlo.

Lo más importante de este confinamiento practicando el patchwork, es disfrutarlo, disfrutarlo sin prisas, con tu ritmo, con tu tiempo, aprovecha para desarrollar tu creatividad y valorar que cada día los cosidos son más eficientes y las combinaciones cada vez son más acertadas. Sorpréndete y demuestra de lo que eres capaz y nota como esto ayuda a reforzar tu autoestima.

Yo os recomiendo que si no habéis empezado en este mundo, este es un buen momento para hacerlo.

Con este texto pretendo manifestar mi ilusión en este mundo y la forma en la que me está ayudando a no centrarme en la situación actual y a disfrutar de este tiempo en mi casa. Esta pausa forzada me ha ayudado a disfrutar de mi familia y de mi pasión, espero que os sirva a todas para llevar un poquito mejor el confinamiento, os recuerdo que si necesitáis cualquier consejo, cualquier recomendación, estaré disponible para vosotras de forma telemática para ayudaros en lo que preciséis. Aprovecho para recordaros que gracias a la magnifica labor de los repartidores, todos los pedidos realizados en nuestra tienda online se entregan con todas las medidas de seguridad y de protección.

Por último, me quiero despedir enviando un enorme abrazo a todos y haceros llegar una gran dosis de ánimos. Espero impaciente retomar las clases y todas las reuniones semanales que acostumbrábamos a hacer, lo echo mucho de menos, pero lo más importante ahora mismo es que estemos en casa y pasemos el estado de alarma con gran salud. Las puertas de mi tienda estarán abiertas tan pronto se retome la actividad.

Ponte en contacto con nosotros ni necesitas más aclaraciones o si te surgen dudas. Estaremos encantados de atenderte sin ningún compromiso.

InstagramFacebookPinterest

Nombre*

Correo electrónico*

Teléfono

¿Cuál es la razón de tu consulta?


En cumplimiento de lo establecido en el RGPD, sobre Protección de Datos de Carácter Personal y su normativa de desarrollo, le informamos que el responsable de sus datos es: MARÍA JOSÉ TORTOSA GUTIÉRREZ NIF:21659134B C/ San Pio X, 25- 46017-Valencia. La finalidad del tratamiento de los datos para la que usted da su consentimiento será la de gestionar los datos de los clientes/usuarios que accedan al formulario de contacto de la página web de la entidad, contestar sus consultas y/o enviar publicidad de productos o servicios que puedan ser de su interés. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite el cese de la actividad y no se cederán a terceros, salvo obligación legal. Ud. tiene derecho al acceso, rectificación o a solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos en los términos previstos en la Ley, que podrá ejercitar mediante escrito dirigido al responsable de los mismos en la dirección de e-Mail info@marydorypatchwork.com